+34 657 26 17 48 info@hop-estudio.es

Consejos básicos para fotografiar niños en una sesión
A continuación te voy a exponer unos consejos que a mí me han funcionado y he ido adquiriendo por horas de vuelo profesional y, también, por mis dos hijos.

1. Busca ideas para tus sesiones de fotos
Lo primero que hay que hacer si no sabes cómo plantear una sesión de fotografía infantil es coger ideas sobre encuadres, planos, entornos… Busca en revistas de moda infantil o páginas de fotógrafos, por ejemplo, y llévalo a tu terreno. Vía online tienes infinidad de recursos para que a la inspiración no le cueste llamar a tu puerta, aunque si eres de esas personas a las que la inspiración le visita a menudo sin necesidad de buscarla, mejor que mejor. ¡Creatividad al poder!
2. Coge práctica fotografiando a los tuyos
Hijos, sobrinos, nietos, hijos de amigos de mucha confianza… Más o menos los conoces y puedes ir perfilando tu estilo para futuras sesiones y tener un portfolio para enseñar de cara a trabajos profesionales. También esos adultos familiares pueden interactuar con ellos en la sesión para que el niño, si no está acostumbrado a la cámara, se relaje jugando, hablando o pensando en platillos volantes: lo que sea para que coja confianza con el entorno. La confianza es muy importante a la hora de fotografiar niños.
3. Para fotografiar niños adáptate a sus horarios
Los mejores horarios para fotografiar niños suelen ser por la mañana o por la tarde, y te diré por qué: en teoría el niño debe haber descansado, tiene que haber dormido bien, por eso la mañana es ideal para fotografiarlos. Por la tarde también nos valdría siempre y cuando el niño haya hecho la siesta, así también llegará descansado y podrá facilitarte el trabajo y disfrutar de él, así todos contentos. Es importante que sepas que ellos son los que mandan. Tú no eres quien “dirige” la sesión, lo hacen ellos. Un niño cansado puede hacer que tengas que suspender la sesión y esperar a otro día. Trabajar con niños hace que límites de horas, imposiciones de horarios y todas esas cosas tan habituales en otro tipo de trabajo aquí no sirvan.
4. Pídeles que traigan su propio atrezzo
Ya hemos dicho que los niños, para que la sesión sea un éxito, deben estar cómodos. Aunque tengas un excelente “atrezzo” para este tipo de sesiones, es buena idea que traigan objetos propios para que se sientan más seguros y cómodos, sobre todo cuanto más pequeños, y también que un familiar cercano esté siempre dentro de su campo de visión. Así verá que eres de confianza y se irá soltando ante la cámara con más facilidad.
5. Ten cuidado con el flash al fotografiar niños
Preferiblemente, si la situación no lo requiere, no utilices flash con niños no experimentados en esto de hacer de modelos. Te parecerá absurdo, pero si son muy pequeños, pueden coger miedo. Si la sesión es en exteriores puedes aprovechar la luz natural, sobre todo si contamos con un buen día, pero, si el día sale nublado, ¡no te preocupes!, se pueden conseguir fotografías infantiles maravillosas con ese tipo de luz, ya que es como si el cielo fuera un gran difusor.